miércoles, 21 de noviembre de 2018




ESPEJO




En su interior lo podía ver, podía ver el enorme espejo que    había construido entre ella y el resto.

Espejo, no me atrevo  ver.
 Espejo de emociones atrapadas,
 Espejo, ya no puedo ver.

Había dejado de ver dejándose llevar por una enorme bola de nieve.

Una bola de miedo por las que tenia de cruzar—lo y por haber olvidado la sensación de la última vez que lo cruzo.

Estaba decidida a cruzar-lo. Cruzar el límite para hacer feliz a otra persona.

No estaba acostumbrada a cruzar, pero lo conseguiría. Cerró todas las luces de la habitación, prefería no ver, se giró lentamente, Apretó fuerte las manos y lo cruzo.

No se escuchó ningún ruido y a su alrededor todo estaba oscuro.

Empezó a andar con paso firme repasando en su cabeza las letras de sus canciones preferidas hasta llegar a una bonita tienda donde seguramente tenían lo que buscaba.

Rebusco en las estanterías del primer piso y no lo encontró. Bajo por el ascensor y paso una sección de la tienda que también le gustaba: Los libros pero eso no la distrajo de su principal objetivo.

Un tramo más adelante encontró otra estantería con lo que le parecieron ser libretas, cogió la primea la examinó detenidamente la cubierta era de un color oscuro, pero no le acababa de convencer.

Se dispuso a dejar-la en su sitio, había demasiadas libretas y cuando iba a dejarla se le resbalo de las manos y casi llego a tocar el suelo, pero la cogió a tiempo porque no quería que no querría hacer ruido, prefería el silencio prefería nadie se diera cuenta de que ella estaba allí.

Hasta que la encontró: Era esa libreta, con la que ella había empezado a escribir hace tiempo. La cogió entre sus manos y ya no la soltó.

 Pero aún le faltaba un ingrediente antes de salir de nuevo por esa tienda, un bolígrafo, fue fácil con paso firme se dirigió al vendedor de la tienda más cercano y el amablemente le encontró un bolígrafo que era perfecto.

El camino que hubo que hacer para pagar en la tienda, no fue fácil, pero no imposible. Ella salió de la tienda con una sonrisa de oreja a oreja, sabiendo que al día siguiente haría a su amiga la persona más feliz del mundo.

Al cabo de poco sonó una música que le indico que era la hora de volver a casa. De repente apareció: el espejo. Se dio la vuelta, cerró fuerte los ojos, apretó las manos y de nuevo, lo cruzo.

Apareció en su habitación que no parecía haber sido usada durante su ausencia.

Todo estaba en su lugar solo faltaba una cosa.

Lo quiso comprobar, efectivamente, había desaparecido, poco después de esa comprobación, cogió de encima de la mesa su pintalabios lila intenso. 

Se miró al espejo y lentamente se dibujó una línea en cada mejilla.

Esa tarde había nacido una cazadora contra el MIEDO


 FIN 

ESCOLTA LA HISTORIA DEL MES EN VERSIÓ RADIOFONIC:

https://www.ivoox.com/histories-l-039-aura-una-nova-mirada-al-mon-audios-mp3_rf_30210490_1.html

jueves, 20 de septiembre de 2018

LOS GIRASOLES

Sonaron las campanas que anunciaban el final de la guerra, bajé de mi cama y recogí en un saco las pocas cosas que me quedaban y me dirigí a la pequeña estación mientras esperaba en silencio el tren de vuelta a casa.

Entre en el tren con facilidad porque casualmente no había nadie en el vagón, solo silencio, iba rápido pero me dio tiempo a observar el paisaje desolado que entre todos habíamos ayudado a construir, Mientras viajaba intenté recordar la última vez que había visto girasoles, mi flor preferida, también me acorde de la historia que me contaba mi padre muchas noches antes de ir a dormir cuando era solo un niño:

Cuenta la leyenda que la joven ninfa del agua llamada Cytide se enamoró del dios de la luz y el sol llamado Apolo, la ninfa se había enamorado tanto que seguía el recorrido de Apolo desde que salía de su palacio por la mañana hasta que llegaba al atardecer por el oeste.

Día tras día seguía los pasos de Apolo con los ojos llenos de amor, entonces empezó a olvidarse de comer y beber. 

Fueron pasando los días y la joven a pesar de su adoración nunca gano los favores de Apolo,poco a poco la joven empezó a echar raíces hasta acabar convertida en un girasol.

Bajé del tren emocionado por los recuerdos y seguí reflexionando sobre la importancia de ser parte de un sitio y el gran tema que ocupaba mi cabeza en los últimos días: la guerra, recordé el sentido de todo este escrito.

Lo más triste de la guerra, amigos es que hayas de dejar a tu familia, todos los que quieres para ir a luchar y, en el fondo ir a luchar por qué y contra quien, dejas a tras tu casa, los sitios por donde pasabas y que tanto te gustaban, dejas tu trabajo y te ves obligado a hacer una guerra de la tú no eres el responsable y eres obligado a disparar contra alguien que podía ser tu mejor amigo o tu vecino.

Al salir de la estación, esta vez en la gran ciudad tuve la primera buena idea desde hace tiempo y me di cuenta que la guerra me había cambiado me recordé a mí mismo “Estoy escribiendo esto para dejar atrás todos los sonidos y silencios que robe mientras estamos en guerra. Una guerra en la que no querría participar, pero fui obligado”

Durante la guerra, Me olvide de mis ideales, me convertí e solo en un numero preparado para disparar y me olvide de lo más importante, que la vida de toda persona debería ser sagrada.

Hoy es miércoles, he llegado por fin a casa, miro por la ventana y mi día sigue siendo gris, me doy cuenta que el paisaje también ha cambiado porqué ahí donde había girasoles, ahora hay un tronco de árbol con las ramas de colores flúor con los nombres, fechas y agujeros de todos los sonidos y silencios que robé mientas estábamos en guerra.

Lo primero que hice fue para estar en paz fue, en cada agujero replantar un girasol, como los que veía desde mi ventana cuando era un niño, lo segundo escribir esto.
Ahora cuando miro por mi ventana entiendo que me he reconciliado con todos esos sonidos que intento sacar de mi cabeza y nunca consigo, porque todos ellos forman parte de mi pasado, de mis recuerdos, de mi lucha interna entre el joven que era y el soldado en que me convertí
FIN

PARA VER MAS RETOS COMO ESTE:

https://www.literautas.com/es/taller/textos-escena-54/



viernes, 17 de agosto de 2018

REY Y LA MAGIA DEL SOMBRERO


En las últimas semanas Rey, la protagonista de esta historia, no había escrito nada. Se había dedicado solo a comer y deambular por el laberinto que formaban sus emociones, esperando a que algún día le volviera la inspiración. Había intentado escribir desde que llegaron a la casa de verano con sus padres, pero nada de lo que creaba la dejaba satisfecha.

A primera hora de la mañana había estado hablando con su madre de un libro muy famoso: Momo, y es que algunos días Rey parecía estar poseída por los hombres grises que se dedican a robarle el tiempo a la gente para que no lo pueda recuperar, en días como ese tenia la sensación de que el tiempo se le escapaba de las manos y no era capaz de controlarlo.

Cuando acabó de desayunar, Rey recogió de su habitación la libreta roja donde apuntaba las historias que escribía en su bloc y salió de casa con un nuevo objetivo en el horizonte: ir al pueblo en busca de una historia nueva.

Al llegar al pueblo se detuvo delante de la tienda de sombreros, era la primera tienda del pueblo, nunca antes se había fijado en su escaparate, en el letrero se podía leer: ¡Si cree en la magia, entre y pruebe el sombrero del cuento de Alicia!

No lo dudó ni un momento y entró en la tienda. No había ningún cliente, solo ella y el dueño de la tienda detrás del mostrador.

Buscó entre los pasillos hasta en encontrar el sombrero, respiró profundamente y antes de introducir la cabeza en el sombrero se recordó a sí misma “A veces no necesitamos un pasaporte para viajar, solo creer en el poder de la imaginación”. Cerró fuerte los ojos y al abrirlos se había transportado a otro de sus cuentos favoritos, en este caso al cuento de Alicia en el país de las maravillas del escritor Lewis Carroll.

Comprobó que se había transportado al país de los gatos que hablan, del sombrero loco y de la reina roja.

Estaba situada en la escena final donde Alicia tiene que matar al monstruo de la reina roja, el Galimatazo, en el caso de Rey, este monstruo serían las veces que se rieron de su aspecto físico, cuando alguien le decía que no era capaz o las barreras físicas que se encontraba día sí y día también.

Rey se quedó mirando como ese enorme monstruo se acercaba cada vez más a Alicia y pudo oír de primera mano las frases finales de su personaje favorito:

Seis cosas imposibles antes de desayunar: Enumerarlas
1. La poción que te hace encoger
2. La tarta que te hace crecer
3. Los animales hablan
4. Los gatos se evaporan
5. Existe el país de las maravillas
6. Puedo matar al Galimatazo



Con cada palabra que era pronunciada por Alicia, con cada frase y cada mirada que se hacían, Rey iba sintiéndose más liberada, hasta que la última frase entro en lo más profundo de su ser. Fue entonces que Rey empezó a entender porque ella estaba presenciando esta escena. Con las palabras de Alicia ¿ella también podría matar a su Galimatazo? Nadie dijo nada, pero Alicia le respondió con la mirada y su mirada decía un gran: SÍ.

De golpe se despertó entre los pasillos de la tienda, ya casi era de noche, pero aún tenía tiempo. Le inundo de repente una sensación que hacía mucho tiempo que no sentía. La alegría. Y se fue a casa corriendo.

Llegó a casa un poco cansada pero con energía para acabar su misión. Se fue corriendo a su habitación y al lado de la mesita de noche encontró el libro que su madre le leía cuando era pequeña. Lo cogió con cuidado, fue pasando las paginas y repitió las palabras de Alicia. Cuando abrió los ojos se sentía renovada, ya no se sentía perdida como al principio de la historia. Se puso a escribir.

Todo el mundo ha de encontrar su lugar para sentirse a gusto, el suyo era el libro de Alicia. Lo había leído tantas veces que su voz interior se havia convertido en la de Alicia repitiendo sin parar las seis cosas imposibles antes de desayunar.
FIN

PARA VER MAS TEXTOS DE ESTE RETO:

https://www.literautas.com/es/taller/textos-escena-53/


lunes, 23 de julio de 2018


30 minutos de vida.... III Parte


Pasamos muchas horas en las pantallas pendientes de las pantallas, pendientes de una vida que se mide en me gusta i amigos virtuales. Nos hemos dejado llevar a una vida donde cada vez existen más pantallas,  para no ver. Hemos dejado de ver el momento preciso donde hace falta apagar las pantallas y abrir alguna ventana para devolver a cada letra su significado y así poder abrirnos al nuevo mundo de la imaginación.

A Abba no le gusta el contacto físico, tiene más relación con su ordenador que con el resto del mundo, tampoco recuerda muchas cosas, últimamente solo recuerda una frase: La importancia de las palabras. Observando las palabras ha aprendido a escribir sus historias igual que  observando la vida a aprendido a encajar en un mundo que no acaba de entender…

UNA LUCHA MÁS


La hoja en blanco y un bolígrafo preparado para escribir cosas que en este momento ya han pasado a la historia, el profesor se acerca y te dice la nota del último examen, en ese monumento tú te quedas congelada pensando que esta podía ser la última tarde de estudio, te queda una semana más,  la lucha continua


RECUERDOS…


Es ese primer sol de primavera, el calendario en blanco, las fotos, los apuntes por acabar, su mirada y mi sonrisa al verle, que se acerque y me diga: “Has llegado a la meta”


 INCIERTO


Soy el último, el invisible, el que no recibe mensajes bonitos y recibe insultos, el raro, el escritor y el poeta, el que cada mañana se levanta y antes de ir al colegio se mira al espejo y se dice “hoy será el último día”


Con los últimos rayos de sol entrando en su habitación, Abba escribió en su libreta:“La vida y las palabras son un cuadro al que si no le prestas atención se deshace”

 CONTINUARA...






miércoles, 4 de julio de 2018


30 minuts de vida... II Part 


Recordo....somiar i veure cares que no coneixia recordo, recordo voler escriure una historia i no saber com començar, recordo aquell hi havia una vegada i aquella historia que mai va arribar a començar, també recordo quan quedàvem amb aquell sol de de primavera, aquella fotografia que mai m’he  atrevit a esborrar ...

Recordo veure els somnis com si fossin petites persones que surten del meu cap i no se com parar-los.

La Silvia no entén la vida es fixa amb coses i es ratlla i flipa perquè quan s’anava a dormir i flipava per que veia  les mateixes coses que havia vist com si fossin fotos, això son els records.

Aquest matí quan s’ha aixecat per mati, era ella, la Silvia una noia de 19 anys que sempre recordava coses però no acabava de entendre la vida, dies enrere el 28 de maig d’aquell mateix  any havia sigut la Martina, una noia de 18 anys a qui li agradava escriure sense haver llegit mai, una noia jove vestida amb uns pantalons texans i samarreta blanca a qui li agradava observar la vida a traves de les finestres de casa seva, mentre escoltava el ocells del seu jardí i amb aquelles ungles pintades de color verd poma sentia com cada ungla anava tocant les tecles del inici d’aquella historia.

 Avui havia sigut la Silvia, anteriorment la Martina, qui serà el següent?




NOVETAT ! ESCOLTA EL ULTIM PROGRAMA DE LA TEMPORADA "HISTORIES DE AURA: UNA NOVA  FINESTRA AL  MÓN" EN VERSIÓ RADIOFONICA!


http://www.ivoox.com/histories-l-aura-una-nova-mirada-al-mon-audios-mp3_rf_26873174_1.html



martes, 29 de mayo de 2018


30 minuts de vida...


Aquell mati de primavera, la Martina tenia un bolígraf i un paper preparat per escriure coses que en aquell moment ja han passat a la historia.

Sentia els ocells del seu jardí, mentre feia aquell nou experiment.

La nit anterior, s’havia anat a dormir pensant quantes coses es podien explicar de una persona escrivint cada dia   trenta minuts.
Avui començaria per ella, la Martina que amb divuit anys, vestida amb pantalons texans i una samarreta blanca avui havia començat a pensar si era possible escriure sense llegir, tenia llibres però no li venien de gust, a ella li agradava sentir com les seves idees viatjaven des de el  seu pensament fins al dit on amb aquella ungla pintada color verd poma i apretaba  cada una de les lletres, que formaven les paraules i poc a poc començaven el inici de la historia


NOVETAT !!! ESCOLTA EL PROGRAMA DEL MES EN VERSIÓ RADIOFONICA:
http://www.ivoox.com/histories-l-aura-una-nova-mirada-al-mon-audios-mp3_rf_26221958_1.html



lunes, 23 de abril de 2018


Feliç  Sant jordi a Tothom !!

Ara si ! Aqui teniu la historia d’aquest mes:

LA NENA QUE MAI S’AVORRIA


Quan jo era petita no tenia joguines, tot hi i axó no m’avorria mai i sempre feia alguna cosa. Aquesta setmana, en entrar a les golfes de casa meva, hi he trobat un  trineu trencat i he decidit arreglar-lo.

 Volia tornar a tirar-me per les dunes amb la meva avia. En tenia molt bon record; sempre que hi anàvem es convertia en una aventura. el darrer cop hi havia trobat una sabata de taló vermell tot un misteri...

Va resultar que la mare de Putin havia visitat  feia poc el balneari de Torrevieja a Alacant, aquest quedava ben bé al davant de les sorreres on anàvem   a baixar  en trineu, es veu que aquesta dona s’aixecava de nits sonàmbula  i en  una de les seves escapades va deixar-se la sabata entre la sorra i al despertar-se pel matí no recordava res.
 La nena  volia anar a buscar-la.

L’àvia l’endemà va anar a comprar, i es va fixar que en les botigues del poble hi havia un cartell on deia que es buscava la sabata. que fort!

 No ens havíem fixat abans perquè això de la sabata no semblava gran  cosa, però ara la teníem nosaltres. Ens vàrem posar en contacte amb la mare del Putin , però la dona ja havia tornat a casa a Rússia, en saber que nosaltres teníem la sabata es va posar molt contenta ja que tenia un valor emocional molt gran per a ella i la volia recuperar .

La dona ens va pagar el viatge i la meva avia i jo vam anar a Rússia la ciutat del gel.

 Aquesta va ser una de les aventures perquè amb la meva avia, el trineu i les dunes era un no parar, un altre dia us explicaré una altre.
FI